Sin techo: cuando la calle se convierte en hogar

 

Una veintena de personas se visualizan viviendo en las calles de Posadas. El número va en aumento, aunque no haya un censo oficial. El hogar de día realiza patrullajes en los que ha localizado a personas de distintas edades, entre ellos niños.

la calle un hogar

Los que viven en la calle parecen invisibles para la mayoría de la gente.  Patrullajes realizados por el Hogar de día localizan a varias personas entre menores y adultos en situación de calle, recorriendo barrios, microcentro y sus alrededores.

Las personas en situación de calle deambulan por zonas  del micro centro de la ciudad de Posada, calles Rivadavia y San Martín; Av. Uruguay y Cabred, calle Córdoba, calle San Lorenzo, Av. Ayacucho e inmediaciones.

También se ubican  otros actores sociales en la misma situación en inmediaciones de la cancha Guaraní Antonio Franco, debajo del Parque Paraguayo, intermediaciones de la chacra 32-33, dentro de las avenidas que rodean el cementerio municipal “La Piedad” y en zona del puente que cruza el acceso Oeste dirección Paraguay-Argentina.

¿Cuales son las causas?

 

Las razones  que llevaron a estas personas a vivir en situación de calle, van desde la pérdida  de un trabajo, ruptura de los vínculos familiares como también  otros factores  pueden ser de desalojo en algunos casos, porque viven en hoteles bajo un subsidio habitacional o amparos judiciales, quienes duermen en estructuras temporales o asentamientos, personas institucionalizadas en cárceles, hospitales generales y  de salud mental  con posibilidad de egreso y que no tienen donde ir una vez que vuelven a la calle,contó la trabajadora social Doris Mittelstad del Hogar día.

Otra causa  la inmigración de personas de un lugar a otro, estos desplazamientos conllevan a un cambio de residencia temporal o definitivo por  no encontrar en su lugar de origen estabilidad laboral, progreso o seguridad como relata Roberto, que vive en situación de calle.

 

Olivera Patricia

Godoy Carolina

3 thoughts on “Sin techo: cuando la calle se convierte en hogar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *