Perros en la calle: Generan problemas sanitarios y son maltratados

Abandonados y castigados, los canes rompen bolsas por comida, asustan, muerden, ensucian y son un riesgo para la salud pública. Aseguran que el control de natalidad no es suficiente. El IMuSA, las personas y ONG´s que ayudan a contenerlos no dan abasto. La toma de conciencia en el cuidado de los animales puede ser la clave. 

Reproducción sin control y refugios limitados

Los vecinos de Posadas se quejan constantemente de los perros en las calles. Algunos canes tienen dueños pero andan sueltos, lo que trae problemas graves y denuncias entre vecinos. Otros fueron abandonados a su suerte y tienen crías a un ritmo vertiginoso, que nadie puede contener en la actualidad.

En toda la Ciudad hay animales sueltos. Para intentar paliar estos problemas fue creado el IMuSA (Instituto Municipal de Sanidad Animal), que lejos de ser una “perrera” tiene servicios gratuitos para animales, brindan charlas, hacen esterilizaciones -castraciones- y hasta tienen un espacio físico para contener animales.

Según los responsables del IMuSa, la Sociedad parece no haber tomado conciencia de los servicios y los aprovecha muy poco, los lugares en el refugio son limitados y las castraciones son insuficientes para frenar la natalidad canina.

Al rescate de perros callejeros

En Posadas existen ONG’s que rescatan animales -muchas veces con la ayuda de las redes sociales-, sanan y facilitan su adopción. Pero tampoco es suficiente porque en cada barrio el problema de los perros se repite a diario.

Y también hay mucha gente de buen corazón, que busca dar su cariño incondicional animales en situación de calle. Como es el caso del perro Romeo en el centro de Posadas, quien vive sn su cucha pero en la calle y es querido por todo el vecindario.

Derechos adquiridos y toma de conciencia

Fue una situación de maltrato protagonizada por un menor con uniforme escolar -viralizada por las redes sociales- la que motivó a que se realice una marcha a favor de la Tenencia Responsable en Posadas y el cumplimiento de la ordenanza de Posadas y la Ley Nacional. La protesta fue convocada por un menor de 15 años que, junto a su familia, tiene unos 50 animales a su cuidado.

Según las organizaciones gubernamentales y privadas el problema no son los perros, sino los dueños que no los cuidan o los abandonaron. La conciencia social, cuidar a los animales como seres que sienten y respetar sus derechos, parece ser la solución más acertada. Y en el caso de los que están en las calles sin dueño, quizás buscarles una casa donde vivir sea el mejor camino, aunque no el más sencillo, para solucionar un problema del que todos somos parte.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *