“Esas paraguayas de mierda”: mujeres que cambiaron el comercio posadeño

Silvia Gómez -Directora y Cofundadora del Archivo Histórico Provincial- realizó un recorrido sobre la conformación de la figura de la pasera en Posadas
VER VIDEO COMPLETO

Misiones se caracteriza como provincia fronteriza, porque sus límites lindan casi en un 96 % con Paraguay y Brasil. En este territorio, cada espacio de “pase” fronterizo adquiere su propia fisonomía según la frontera.

Silvia Gómez describió en este contexto a la figura de la “pasera” o “villena” como mujeres paraguayas, mayoritariamente jóvenes, madres solteras o embarazadas que encontraron en el “comercio informal” la manera de subsistir criando a sus hijos en una sociedad donde la mujer no tenía participación en la vida social.

La organización y el  proceso de trabajo

Gómez distinguió que algunas villenas instalaron sus  ‘puestos’ -primeramente- sobre la zona portuaria, luego en inmediaciones de la Avenida Roque Pérez y Roque Sáenz Peña; mientras que un grupo importante adopta la estrategia de venta domiciliaria, de ahí su denominación de marchantas.

Ésto se trata de una antigua modalidad que aún persiste y requiere de una organización del recorrido con cobertura de las zonas de trabajo donde se evidencia un trazado que es marcado por las mismas.

Al lograrse un espacio físico como la creación de lo que actualmente conocemos como Mercado Modelo La Placita, el proceso de organización sindical de las ‘puesteras’ afecta también a las paseras o villenas, que encuentran cierto reconocimiento de su actividad comercial.

Instaladas en la ciudad de Posadas, pero continuando con la actividad de ‘pase’, radican sus familias en Argentina. Aquí vieron oportunidades en salud y educación que no encontraban en Paraguay.

Entre los años 40 y 50 se las asocia al contrabando, sin embargo Silvia Gómez, pone en cuestionamiento ¿a qué se denomina contrabando? y reflexiona acerca de este punto.

Según el Código Aduanero -Ley 22.415 el contrabando simple es la acción u omisión que impide o dificulta mediante engaño el control aduanero sobre las importaciones y exportaciones. 

Las paseras aggiornaron su resistida práctica a través de diferentes estrategias que iban desde pequeñas infracciones diarias a las normas argentinas -cruzando mercadería prohibida en escasa cantidad- hasta técnicas de cruce de objetos evadiendo así el control del Estado Argentino.

De este modo, hasta la actualidad se registran categorías de paseras como parte de una subcultura vigente: ‘paseras verdaderas’, ‘paseras modernas’, ‘motoqueros’, ‘taxistas’ y ‘bagalleras’ como instrumento o intermediarias de un acarreo diversificado en mercaderías más prohibidas que otras (cigarrillos, drogas y electrónicos). 

 

González Bronzino Laura (Reportajes, filmación, edición y redacción)

Mendoza Tarnovski Jazmín (Reportajes, filmación, edición y redacción)

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *