El furor del Cosplay llegó a Posadas

La tendencia mundial de transformarse en un personaje de ficción tiene seguidores en la capital misionera.

El Cosplay es la práctica o mejor conocido como hobby de disfrazarse de un personaje ficticio. La palabra, como tal, proviene del inglés y se forma con la contracción de costume, que significa ‘disfraz’, y play, que traduce ‘juego’; es el juego del disfraz. La finalidad , como tal, es representar de la manera más realista posible a un personaje imaginario, que puede haber sido extraído de cómics, películas, libros, anime, manga o videojuegos, así como artistas o músicos, imitando sus gestos, expresiones, forma de hablar, actuar y demás, las posibilidades son infinitas y existen distintos tipos de diseños y subgéneros dentro de esta práctica.

En la capital de Misiones, esta práctica dio sus inicios por el año 2010, siendo solo unos pocos los que se animaban adentrarse en la piel de sus personajes favoritos. Los trajes eran sumamente básicos y no incluían gran parte de accesorios o complementos extra. Cerca del año 2012 empezaron a hacerse más comunes a la vista de los que participan dentro de eventos de la misma temática, enfatizados más que nada en el anime, manga y la cultura japonesa. Los cosplayers encuentran el lugar indicado para reunirse con sus pares y así enseñar sus trabajos, desfilar, exponer sus interpretaciones y a su vez, conocer otros trabajos. Desde el año 2013 hasta la actualidad el cosplay se lleva a cabo sin falta por una gran mayoría de jóvenes, los participantes no necesitan tener cierta edad para poder caracterizarse. Pueden ser desde niños pequeños hasta adultos mayores, es una práctica que no distingue edad, raza, físico o color de piel.

En el cosplay, los participantes, también llamados “cosplayers”, usan accesorios y trajes para hacer una representación fiel del personaje. Pero, además, profundizan en aspectos como la interpretación de roles, diseño de vestuario y maquillaje.

Este hobby se diferencia mucho de una fiesta de disfraces tradicional, en particular por el grado de atención a los detalles que los fanáticos suelen prestar a los trajes de sus héroes: lejos de ser una vaga representación del aspecto general de los personajes, suele ser un reflejo casi perfecto de cada prenda, cada accesorio, cada arruga, con la paleta de colores tan amplia como la original y un despliegue de materiales digno de ser admirado.

20264573_10209477208949545_1055183297392174529_n

Es una actividad que demanda un gran suma de dinero, que desembarca desde artículos de librería hasta herramientas de ferretería. También hay que incluir la mano de obra de una modista dentro del presupuesto, esto sin contar los accesorios o complementos extra que necesita el cosplayer como ser, lentes de contacto y las pelucas de colores llamativos y de un material difícil de conseguir conocido como kanekalon.

Las redes sociales juegan un rol sumamente importante dentro del entorno del cosplay, ya que dentro de la red los cosplayers difunden su trabajo y lo hace conocer, eso sin dejar de lado la posibilidad de contactar con otras personas adeptas a esta práctica que pueden servir de mentor y guía para el que recién empieza. Más allá de las redes ya conocidas como Facebook o Instagram hay páginas exclusivas para cosplay, donde podemos encontrar personas de todo el mundo con las cuales podemos entablar una amena conversación e intercambiar tips y consejos.

Ahora la pregunta que nos planteamos es: ¿Qué lleva a una persona a hacer cosplay? En un artículo publicado en la revista Time, la psicóloga norteamericana Kit Yarrow explica que “los disfraces son recursos de comunicación. Le cuentan algo de ti a otros, y están diseñados para obtener una respuesta… Los disfraces son vehículos de conexión social”. Hay otros psicólogos que explican que el disfrazarse permite ya sea enfrentar miedos, expresar otras caras de nuestra personalidad o simplemente darnos una licencia para perseguir fantasías o personalidades anheladas. Estas son solo algunas teorías que podemos decir al respecto, el hacer cosplay es un arte, y conlleva una importante carga emocional para quien la hace, es increíble ver la ilusión de niños y hasta personas adultas al ver a su personaje favorito de la infancia en carne y hueso, es un ambiente mágico en el cual pueden hacer felices a las personas sin darse cuenta, llena el alma de manera impensada.

Dijimos que este hobby es considerado como una subcultura, ahora nos planteamos el cómo la sociedad ve a estas personas, y también como la familia del cosplayer responde al ver que su hijo/ja comienza a adentrarse en esta práctica. Desde el punto de vista de la comunidad, los comentarios hacia los cosplayers son: “que vayan a trabajar” “¿Por qué no estudian?” “¿Por qué no hacen algo de provecho?” La realidad ante estas preguntas o ideas es que gran parte de los jóvenes o personas que se caracterizan son personas normales, que en su mayoría estudian y poseen un trabajo estable y la acción de disfrazarse lo realizan como una actividad extracurricular para distenderse de la rutina diaria, equivaldría a hacer un deporte o tomar clases de pintura. Ahora hablemos de la familia, al principio los padres pueden sentirse asustados o a la defensiva ante esta actividad, ya que tienen miedo de que pueda “poseer” a su hijo/ja. Es importante una buena comunicación de ambos lados, lograr esto ayudará a que la familia pueda apoyar en esta práctica y luego de una charla abierta con sus padres, ellos puedan entender que esto no va más allá de un hobby.20155697_10209477305351955_662832697462212014_n

Esta predilección por encarnar a una figura ficticia es un arte que enriquece el lado artístico y la inventiva de las personas que lo practican, para muchos, sin embargo, la actividad representa una oportunidad para hacer lo que les gusta, aprender nuevos talentos y hacer amistades. Exige creatividad, dedicación, técnica, destreza, pasión y sensibilidad.

El cosplay se hace por diversión y auto satisfacción, no para las demás personas y justo como cualquier actividad que se disfruta habrá a quienes no le parezca y uno puede alejarse de ellas cuando ya no le parezca cómoda. Este juego de interpretación es para la gente que quiere divertirse, que desea pasar un buen rato, esta actividad es para compartir la felicidad y el gusto. Todo el que quiera puede hacerlo, no importan el físico o el qué dirán, solo importan las ganas y amor que se tenga por un personaje/s.

Por: Emily Samrsla

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *