La lucha continúa: ¡Aborto Legal para no Morir y ESI para decidir!

Se reclama un cambio cultural histórico en Argentina y casi doce años después de su sanción la Educación Sexual Integral sigue siendo una asignatura pendiente en las escuelas.

Luego de conseguir la media sanción y a la espera de la decisión del senado sobre una Ley muy mediática que dio mucho que hablar en los últimos meses muchas personas expresan que “Lo difícil de la campaña por la despenalización del aborto es que las personas comprendan que nadie desea el aborto, hoy se discute si es legal o clandestino para que no mueran más mujeres”.

La Ola Verde como se hacen llamar los grupos de feministas de todo el país piden a gritos la despenalización del aborto, como así también educación sexual integral y aunque sabemos que la provisión de anticonceptivos gratuitos en los centros de salud son políticas públicas indispensables para vivir mejor nuestras sexualidades y evitar los abortos, es fundamental comprender que a partir de la ESI las mujeres de todas las edades tendrán acceso a la información y lo más importante: podrán decidir y/o planificar la maternidad.

El embarazo adolescente y el aborto clandestino son temas que nos avasallan. En Misiones vemos el alto porcentaje de embarazos no deseados, embarazos adolescentes y abortos en clandestinidad y el número de muertes por el mismo en los últimos tiempos ha aumentado.

En Argentina se calcula que alrededor de 500 mil mujeres recurren cada año al aborto clandestino, mostrando cómo la penalización no impide su práctica, sino que la hace peligrosa por la falta de recursos económicos de muchas mujeres. El aborto se hizo cotidiano para medio millón de mujeres que cada año toman decisiones sobre sus cuerpos y sus vidas más allá de las leyes impuestas, instalando en el escenario público un tema crucial: la maternidad debe ser voluntaria, deseada y proyectada.

Según cifras oficiales las complicaciones por abortos inseguros son la principal causa evitable de mortalidad materna en Argentina.

Las mujeres han buscado formas de organizarse. Varios grupos de activistas feministas armaron equipos de Socorros y generaron espacios de consejerías y acompañamientos para mujeres que necesitaban practicarse un aborto desafiando así las imposiciones del heteropatriarcado.

Las socorristas activan en distintas partes de Argentina. Se organizan y preparan para pasar información y acompañar a mujeres que deciden abortar, para que lo hagan de manera segura y atraviesen esta decisión acompañadas y cuidadas.

Mientras hacen socorrismos, aprenden de y con las mujeres de la experiencia de abortar con misoprostol pues el transcurso desde y con las corporalidades de esas mujeres que abortan se vuelven herramientas para reflexionar y seguir produciendo argumentos renovados para la exigencia del derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Ellas expresan la idea del aborto como la posibilidad de que las mujeres tengan derechos sobre sus cuerpo. Que sean ellas quienes decidan cuándo, cómo y dónde.

Los sectores conservadores que se instalaron del otro lado de la vereda y “a favor de las dos vidas” hablan del síndrome post-aborto el cual es refutado por las socorristas quienes asisten diariamente a mujeres y expresan que mayormente estas “sienten alivio” al lograr abortar, sin descartar la veracidad de que algunas mujeres sienten una carga pero por el ideal de “mataste a tu hijo/a” que se ha instaurado en la sociedad.


“Aborto legal, una deuda de la democracia”, es una nota que se presentó a comienzo de este año y en la misma revela el amplio margen de adhesión que viene sumando el reclamo de esta Campaña Nacional.

Por eso se exige no solo el cumplimiento de la ley 26.510 en las escuelas, sino también la despenalización del aborto. Los países desarrollados, e inclusive otros más cercanos a nuestra realidad, como Uruguay, al aplicar como política pública integral la educación sexual y el acceso gratuito a los métodos anticonceptivos, junto a la legalización del aborto y su práctica hospitalaria, lograron no solamente disminuir la muerte de mujeres gestantes, sino bajar el número de abortos que se realizan.

Nota: Dos Santos, Brenda.
Entrevista: Dos Santos, Brenda.- Medina, Fernanda.
Edición de audio/video: Dos Santos, Brenda.
Imagen Destacada: Propiedad de David Luft

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *