Manera en que fue construido el muro fronterizo Argentina- Paraguay

EBY
Gentileza Entidad Binacional Yacyretá

Un paredón de hormigón de 1.300 metros de largo recibe a los extranjeros al pisar suelo argentino.  Muy resistido por los vecinos desde que se construyó al límite con el puente que une a ambos países.

El muro construido bajo el gobierno kirchnerista, y por intermedio de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) organismo bilateral creado en 1958 entre Argentina y Paraguay, con el fin de llevar adelante la construcción y mantenimiento de obras hidráulicas en el Río Paraná. En aquel momento, la dirección ejecutiva estaba a cargo de Oscar Thomas y el ministro de la Nación Florencio Randazzo. Los argumentos dados para aquella obra  tanto por parte del gobierno provincial de Misiones, como el nacional se sostuvieron en dos premisas: “un mayor control migratorio de personas y un endurecimiento de las políticas para la lucha contra el narcotráfico”.

Gentileza Límite Informativo
Gentileza Límite Informativo

Calificado como el “muro de la vergüenza” por los vecinos de Posadas, “ese muro es una vergüenza y un insulto para nuestra comunidad”, dice tajante un transeúnte, a un costado del muro, en la zona sur de Posadas y bajo un fuerte sol  de octubre.

“Es horrible para una Costanera a la vera del río, ejemplo de belleza natural. Se levanta en el sector de ingreso más importante de Misiones mientras quedan abiertos y sin control, cientos de puntos fronterizos”,  aseveraba la petición que buscaba juntar firmas en la web.

Uno de los recuerdos que tienen los vecinos extranjeros al cruzar el puente que une a su país Paraguay, con la provincia es “el viento, mientras el sol reflejaba en las aguas del Río Paraná al ingresar a la ciudad que visito diariamente”  dice Mauro López rascándose la cabeza.  Desde el año 2015, y al día de hoy, la única imagen que los trabajadores poseen es “el de una caja” sigue recordando Mauro. En el 2014 los posadeños, miraban confundidos cada vez que pasaban por la construcción que comenzó a levantarse sobre el ingreso aduanero con Paraguay, con el objetivo de separar el centro de frontera de lo que es la ciudad. Al principio como una pequeña valla que se establecía desde el suelo, y luego, en 2016, como una muralla maciza y que encerró todo el paso fronterizo, rápidamente generó polémica porque   los posadeños lo consideraron “una barrera que impedía el pleno contacto con el río Paraná”.

En el 2016, dos sectores, uno de cada país, optaron unirse a protestar en contra de aquella medida e idear un plan conjunto para realizar algún tipo de intervención sobre el muro. Ese año la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), en conjunto con dirigentes de la Central Unitaria de Trabajadores Autentica de Paraguay (CUTA), se reunieron en un plenario de Posadas y denunciaron los obstáculos para la libre circulación de personas que dificultaba la integración de ambas comunidades, además del carácter estigmatizante de la construcción. Aquel día, se trató por primera vez una idea que daría frutos: derribar una parte de la construcción. .

Al año siguiente luego de varias protestas y reclamos con cortes de las calles en el acceso limítrofe a la construcción, se concretó que el gobierno local y con  la nueva gestión de la EBY se modificara el plan original. La obra incluyó un bypass en el muro y una nueva conexión de la ciudad con la Zona Primaria Aduanera. Y así se logró una vía rápida de acceso al centro de Posadas.

La relación de las ciudades se gestó más o menos, desde la construcción del puente internacional ‘San Roque González de Santa Cruz’, en 1973, hecho por la Entidad Binacional Yacyretá, la relación comercial se profundizó entre ambas ciudades, tanto que en esa obra también se fundó el proyecto de un tren que hoy conecta a Encarnación y Posadas. Desde pequeños vendedores ambulantes, hasta empresas radicadas en los dos lados, los territorios crearon y un continuo flujo migratorio, con la salvedad de un muro de por medio no impidieron hilvanar los lazos arraigados que al día de hoy continúan.

Pensada como una idea para integrarlo al paisaje urbano, los dirigentes de la EBY decidieron  convocar al Movimiento Internacional de Muralistas para que lo interviniera artísticamente y pintara un mural que relatara los lazos culturales e históricos de Argentina y Paraguay. El enorme paredón que separa la ciudad de la zona aduanera fue cambiando de parecer: el apagado gris dio paso a coloridos dibujos vinculados a la cultura y la historia regional.

Gentileza diario "El Litoral"
Gentileza diario “El Litoral”

La iniciativa partió de la Entidad Binacional Yacyretá y rápidamente contó con el apoyo del Movimiento Internacional de Muralistas (MIM). Bajo el lema “Yacyretá nos une”, cerca de 55 artistas de Argentina, Paraguay, Bolivia y Perú trabajarán hasta el 19 de octubre para que la enorme mole de hormigón que separa la ciudad de Posadas de la Zona Primaria Aduanera del puente internacional “San Roque González de Santa Cruz” se convierta en otro atractivo turístico.

Made with Visme Infographic Maker

Juliana Estefanía Krieger


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/opyguadi/public_html/lab/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *