Berlín y Posadas: historia de dos vergonzosos muros con finales diferentes

El 9 de noviembre, el mundo celebró el trigésimo aniversario de la caída del muro alemán, mientras que a finales de octubre de este año, a sólo un lustro de haberse edificado con fuerte rechazo de la sociedad, el muro que la Entidad Binacional Yacyretá levantó en la capital misionera, recibió una doble certificación de records por el arte plasmado en sus paredes.

El paredón que fue concebido para frenar el avance soviético en el marco de la guerra fría, dividiendo a Alemania en Oriental y Occidental, hizo más palpables las diferencias ideológicas y definitivamente marcó las diferencias económicas que se vivían por aquellas épocas en el país europeo luego de la segunda guerra mundial.

No solo una nación fue separada drásticamente, sino que la gran muralla atravesaba por completo a la ciudad de Berlín, que le dio el nombre.

Construída de la noche a la mañana, la fortificación germana desarmó a centenares de familias e impuso un fuerte sistema de control y permisos que mantuvieron por casi 30 años el muro en pie sin permitir que se pase de un lado al otro libremente.

No se sabe muy bien que fue lo que detonó que finalmente en 1989 comenzaran a tirar abajo el muro de Berlín, ya que desde hacía mucho tiempo se movilizaban  para conseguir la unidad, pero el mundo celebró, lloró y se emocionó junto con los alemanes que después de muchísimo tiempo volvieron a reunirse con sus familiares y amigos cuando al fin y al cabo, los pedazos se desmoronaron.

foto archivo
foto archivo internet

Aquel abominable símbolo de la guerra fría fue derribado por todo el mundo que vivía esa historia como parte de la propia.

A 10.800 km y unos cuántos pasos debajo de la línea del ecuador, en Posadas se levantó un muro que encierra al centro de frontera del Puente Internacional San Roque Gonzales de Santa Cruz, que une a la ciudad con la vecina ciudad de Encarnación en Paraguay.

La monstruosa obra comenzó a construirse en 2014 por decisión del Gobierno Nacional en conjunto con la Entidad Binacional Yacyretá con la idea de controlar el transito fronterizo y disminuir el contrabando.

En 2016 tuvieron que abrir un paso ya que era demasiado complicado manejar el tráfico en la zona, así que apenas terminado, lo volvieron a romper.

Nunca se consultó a los ciudadanos de Posadas acerca de su construcción; tampoco se pensó como afectaría a los usos y costumbres de la zona, y únicamente sirvió para generar más asperezas con los vecinos de Encarnación, ya que hasta el momento no se dieron a conocer cifras reales que justifiquen su eficacia en la lucha contra el narcotráfico, ni se mejoró el tránsito vehicular a la hora del cruce, que sigue siendo un caos con demoras de horas.

La hermandad que por años se manifestaba entre ambas ciudades que solamente estaban separadas por el Paraná, se vio despedazada por la imposición de una pared de hormigón triste y sin propósito.

El muro de la Vergüenza es símbolo del gasto excesivo, de la falta de sentido y del poco conocimiento de la historia del mundo que refleja que los muros no unen.

Para tratar de cambiarle la cara a esta historia, la nueva administración de la EBY decidió resignificar, si eso es posible, toda la idea del muro y convocó al Movimiento Internacional de Muralistas Ítalo Grassi, quienes durante una semana aproximadamente trabajaron en los paredones dándole color, junto a muralistas locales, para llegar a conseguir la certificación de Guinness de contar con la porción de mural pintado con lápiz negro, de unos 160 metros cuadrados, más grande del mundo.

Tras 12 días, se finalizó el muro que en el que participaron 14 artistas provenientes de Argentina y la región. Foto: Jazmin Batllosera Arce
Tras 12 días, se finalizó el muro que en el que participaron 14 artistas provenientes de Argentina y la región. Foto: Jazmin Batllosera Arce

Así es que mientras el mundo celebra un año más de la mágica noche que unió a un país, en Posadas seguiremos conviviendo con una gigantesca y premiada pared, que gracias al arte y los colores, ya no separan naciones, sino que las hermanan, de acuerdo con la excéntrica visión del Ente Binacional.

 

Jazmin Batllosera Arce


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/opyguadi/public_html/lab/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *