Aborto Legal, una deuda de la democracia

Tras 16 años de lucha por la despenalización del aborto , aún no es ley.  Pasan los años y siguen falleciendo mujeres a pesar de que la “marea verde”reclama a gritos la interrupción voluntaria del embarazo(IVE), como una cuestión de salud pública. Sin embargo los sectores que se oponen con mayor fuerza a esta medida, como la Iglesia, hoy están ganando la lucha.

 

Hace décadas, los movimientos  feministas ponen en  debate la  IVE  y sus beneficios  para la vida y la salud de las mujeres. La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal, Seguro y Gratuito, recupera parte de la historia de las luchas desarrolladas en nuestro país en pos de este derecho.

A pesar de que tiene sus simientes en el año 2003  y en la actualidad cuenta con la adhesión de 305 grupos, organizaciones y personalidades vinculadas a organismos de derechos humanos, de ámbitos académicos y científicos, los movimientos  y celebridades importantes que no están de acuerdo a que se dicte esta ley, están ganando el debate; como el papa Francisco, quien no se pronunció sobre el caso argentino, pero dijo dos días después de la votación en Diputados que el aborto es “homicidio de niños” comparable con “lo que hacían los nazis por la pureza de la raza,”

Obispos y sacerdotes hablaron del tema en la misa de domingo, un arzobispo lo mencionó en la tradicional y mediática celebración del día de la independencia y muchos senadores basaron su voto en argumentos religiosos. Como en todos los países latinoamericanos, la mayoría de los argentinos (70%) se consideran católicos, según varias encuestas, y recientemente ha aumentado la cantidad de adeptos a grupos evangélicos (casi el 10%).

Al respecto la periodista Alicia Rivas argumentó, “con el debate, y sobre todo con la lucha, se asume un compromiso con la integridad de los Derechos Humanos, y con la defensa por el derecho al aborto como una causa justa para recuperar la dignidad de las mujeres y con ellas, la de todos los seres humanos. Se considera la necesidad de legalizar y despenalizar el aborto como una cuestión de salud pública, de justicia social y de derechos humanos de las mujeres, lo que quedó plasmado en el Proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo elaborado colectivamente en el año 2006.” 

Pero además del poder social y cultural, la religión tiene una gran capacidad de influencia política e institucional en el país. El lobby de la Iglesia, dijeron varios legisladores en contra de la despenalización  del aborto a BBC Mundo, “se activó” para la votación en el Senado.

El aborto es parte de la cotidianidad de medio millón de mujeres y según cifras oficiales las complicaciones por abortos inseguros son la principal causa evitable de mortalidad materna en Argentina. La mayoría de estas mujeres son jóvenes y empobrecidas, mostrando las desigualdades que atraviesa el problema del acceso al aborto cuando una mujer decide que no puede seguir adelante con un embarazo no deseado, como es el caso de Patricia Solorza.

 

 

Es por esto que los movimientos de mujeres aseguran que en el año 2020 el aborto va a ser legal, seguro y gratuito y que las estadísticas que aseguran que en Argentina  alrededor de 500 mil mujeres recurren cada año al aborto clandestino, van a disminuir.

 

Fotografía: ZORRILLA, Gonzalo Francisco

Autora: OVIEDO, Daniela Alejandra


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/opyguadi/public_html/lab/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *